Protagonistas

David

David nació en una pequeña aldea de Ghana. De padre japonés y madre Ganeana, a los seis años la familia se traslada a Tokio donde, debido a la dificultad de adaptación al entorno japonés, los padres de David se separan. David junto a sus dos hermanos pasa los próximos 8 años de su vida en un orfanato. Por su tez oscura, es automáticamente considerado como gaijin (extranjero), pero habiendo pasado gran parte de su vida en Japón, David se identifica como ciudadano japonés. Cuando David vuelve a Ghana por primera vez a sus 20 años, se siente afortunado por haberse criado en Japón. En la actualidad, utiliza su talento para recaudar fondos y construir colegios en Ghana.

Sophia

Sophia nació y creció en Sidney, Australia. Su madre es australiana y su padre japonés. Cuando la abuela japonesa de Sophia es trasladada a un centro geriátrico, Sophia decide viajar a Japón y vivir en casa de su abuela en Tokio. Toma la gran decisión de iniciar un viaje en busca de sus raíces japonesas dejando atrás su trabajo, a sus amigos, familia y novio. Sophia está dispuesta a probar vivir en Japón y sumergirse en la cultura intentando aprender el idioma desde cero. ¿Cumplirá con sus expectativas? ¿Será capaz de integrarse? y finalmente, ¿se sentirá más japonesa después de entrar en contacto con sus raíces?

La familia Oi

Tetsu (japonés) y Gabriela (mejicana) se conocieron cuando estudiaban en EE.UU., contrajeron matrimonio y se mudaron a Nagoya. En 2002 tuvieron a su primer hijo Alex, y dos años más tarde a Sara. Alex de 9 años está en tercero, y Sara de 8 años en primero del sistema educativo japonés. Preocupada por cómo criar a sus hijos con tres idiomas (español, inglés y japonés) Gabi comienza a explorar la posibilidad de enviar a sus hijos al colegio internacional de Nagoya. A su vez, Alex comienza a mostrar severos síntomas de estrés causadas por las burlas que le propician sus compañeros por ser hafu. Gabi debe tomar la difícil decisión de cambiar a Alex a un caro colegio internacional, mientras que Sara continuará en el colegio japonés. A través de la familia Oi, podremos explorar las decisiones que deben tomar los padres para criar a niños multiculturales.

Ed

A pesar de haber crecido toda su vida en Japón junto a su madre y abuela, Ed mantiene la nacionalidad venezolana. Cuando volvió a Japón tras completar sus estudios universitarios en EE.UU, sintió que su destino se encontraba en el extranjero. Pero con el nacimiento de la red social japonesa Mixi, Ed comenzó a conectar con otros hafus como él y pronto formó Mixed Roots Kansai, que hoy día es la comunidad multicultural mejor establecida en Japón. Debido a su reciente matrimonio, Ed decide crear su hogar en Japón. Actualmente está considerando nacionalizarse japonés, sin embargo, para hacerlo debe renunciar a su única conexión con su identidad venezolana, su pasaporte. ¿Cuál será su decisión?

Fusae

Nadie puede darse cuenta de que Fusae es hafu a simple vista. Ella nació y creció en Kobe. Su padre es coreano nacionalizado japonés y su madre es japonesa. Fusae descubre a los 16 años de que es medio coreana cuando su madre se lo confiesa – una experiencia traumática en aquel momento. A pesar de que no estaba al tanto de su pasado coreano durante su infancia, Fusae comienza a recordar cómo su abuela paternal hablaba coreano y cocinaba platos típicos del país. Después de esta revelación, comienza a estudiar las diferencias entre la cultura japonesa y coreana. Pero 18 años después, sigue luchando por definir su lugar en la sociedad como descendiente coreana, y lo hace participando activamente en Mix Roots Kansai. Fusae siente que ayudando a organizar dichos eventos sociales, está ayudando a que las futuras generaciones al igual que ella, puedan llegar a la aceptación de sus identidades mixtas.